La Caja Rural de Jaén mantiene su buena salud y compromiso en el ‘año covid’


Durante 2020 aumentó sus préstamos y anticipos a clientes un 7% para hacer frente a la crisis y ha cerrado el curso con beneficios

«El sector bancario afronta 2021 con incertidumbre económica, tal y como acabó 2020. Nos enfrentamos a una crisis sin precedentes cuyos efectos serán más duros en 2021 y 2022, a la vista de las previsiones económicas». Con estas palabras se expresa el presidente de Caja Rural de Jaén, José Luis García Lomas, en la memoria económica 2020 de la entidad, presentada ayer a los socios delegados presentes en una asamblea con todas las medidas de seguridad contra la covid-19, y en presencia, entre otros, del director general de la Caja, Enrique Acisclo, y Luis Jesús García-Lomas Pousibet, presidente de la Fundación.

La Caja Rural de Jaén afronta este contexto marcado por la crisis sanitaria sin olvidar «el reto de la transición hacia una economía más sostenible», con buena salud, a tenor de los datos presentados, y manteniendo su compromiso de impulso a la provincia jienense.

La entidad lucha contra la exclusión financiera en la provincia con 140 oficinas, más 16 en Madrid, 5 en Córdoba, una en Sevilla y una en Barcelona.

Según su balance la entidad ha cerrado 2020 con un resultado del ejercicio de 13,7 millones de euros (beneficios después de impuestos), cifra que es «un 8% inferior a la obtenida en 2019, debido, fundamentalmente, a las correcciones de valor y provisiones dotadas para anticipar impactos futuros derivados del deterioro del escenario asociado a la actual crisis».

A final del pasado año sus activos totales ascienden a 3.415 millones de euros, cifra que es un 14% superior a la registrada en diciembre de 2019 «como consecuencia de los depósitos a la vista mantenidos por la caja, las nuevas operaciones de crédito concedidas, principalmente, en el contexto de la crisis generada por la covid-19 y las adquisiciones de renta fija realizadas en el ejercicio».

En un año muy difícil para muchos de sus clientes, los préstamos y anticipos a la clientela crecieron «un 7%»

En un año muy difícil para muchos de sus clientes, los préstamos y anticipos a la clientela crecieron «un 7% debido a los impactos que la crisis sanitaria de la covid-19 está teniendo en la necesidad de financiación de los distintos colectivos» y «con la finalidad de avalar la financiación concedida a empresas y autónomos para atender principalmente sus necesidades financieras derivadas de la realización de nuevas inversiones».

La caja mantiene un curso más su lucha contra la exclusión financiera en la provincia para que no haya municipios que se queden sin entidad bancaria. Cuenta a junio de este año con 140 oficinas en Jaén, 16 en Madrid, 5 en Córdoba, una en Barcelona y una en Sevilla.

Además está llevando a cabo el proyecto de oficina sin papeles. «Es un objetivo que mejora la productividad de las personas, y además permite una reducción del uso de papel y tóner, dos materiales cuya producción afecta negativamente al medio ambiente», recalcan.

Fuente: ideal.es